Autobiografía y diario espiritual – S. Ignacio de Loyola

San Ignacio de Loyola es uno de los santos más influyentes y carismáticos de la historia de la Iglesia. Su vida, marcada por la conversión, el discernimiento y la misión, ha inspirado a generaciones de cristianos a seguir a Jesucristo con radicalidad y generosidad. Dos de sus obras más importantes son la “Autobiografía” y el “Diario espiritual”, que recogen su experiencia personal de Dios y su camino de santidad.

Autobiografía y diario espiritual: 74 (MINOR)
3 Opiniones
Autobiografía y diario espiritual: 74 (MINOR)
  • Ignacio de Loyola, Santo (Autor)

Ficha técnica

  • Autor: San Ignacio de Loyola
  • Temática: Espiritualidad, biografía, mística
  • Editorial: Biblioteca de Autores Cristianos (BAC)
  • Año de edición: 2011
  • Número de páginas: 312

Comentario del libro “Autobiografía y diario espiritual”

La “Autobiografía” y el “Diario espiritual” contienen la quintaesencia de la vivencia religiosa de San Ignacio de Loyola. Hay entre esas dos obras una íntima vinculación: representan la proyección exterior y la dimensión interior del itinerario del santo. Son como las dos caras de una misma moneda.

La “Autobiografía”

La “Autobiografía” responde a las instancias de los compañeros de Ignacio, que le urgían a que contara cómo el Señor le había guiado a lo largo de su accidentada existencia. Se trata de un relato en primera persona, dictado al padre Luis Gonçalves da Câmara, que abarca desde su nacimiento hasta el año 1538, cuando se encontraba en Roma. En él se narran los acontecimientos más significativos de su vida, como su herida en Pamplona, su conversión en Manresa, sus peregrinaciones por Tierra Santa y Europa, sus estudios en París, la fundación de la Compañía de Jesús y sus dificultades con la Inquisición.

La “Autobiografía” no es una obra literaria ni histórica, sino un testimonio espiritual. Su finalidad no es exaltar al autor ni informar al lector, sino dar gloria a Dios y edificar a los demás. Por eso, San Ignacio se muestra humilde, sincero y transparente, reconociendo sus errores y limitaciones, pero también sus gracias y consolaciones. Su estilo es sencillo, directo y vivo, lleno de detalles y anécdotas que revelan su personalidad y su sensibilidad.

El “Diario espiritual”

El “Diario espiritual”, en cambio, nos habla de su peregrinación interior. Viene a ser como una mirada al microscopio por la que se aprecia la densidad espiritual del camino ignaciano. Se trata de un conjunto de notas que San Ignacio escribió entre 1549 y 1555, en las que registró sus mociones interiores, sus coloquios con Dios, sus visiones y revelaciones, sus tentaciones y tribulaciones, sus ejercicios y prácticas devotas.

El “Diario espiritual” no es una obra sistemática ni ordenada, sino un reflejo fiel del alma del santo. Su finalidad no es enseñar doctrina ni ofrecer consejos, sino comunicar su experiencia mística y favorecer su discernimiento. Por eso, San Ignacio se muestra profundo, intenso y ardiente, expresando sus sentimientos y deseos, pero también sus dudas y angustias. Su estilo es breve, conciso y simbólico, lleno de imágenes y metáforas que ilustran su visión sobrenatural.

Conclusión

La lectura de la “Autobiografía” y el “Diario espiritual” nos introduce en el corazón de San Ignacio de Loyola, un hombre apasionado por Dios y por la humanidad. Sus escritos son una fuente inagotable de inspiración y estímulo para todos los que quieren seguir a Cristo con radicalidad y generosidad. Nos invitan a conocer mejor al santo fundador de los jesuitas, pero sobre todo a conocer mejor al Dios que lo transformó y lo envió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *