Beato Marcelo Spínola – A. J. González Chaves

El libro presenta la vida y la obra de Marcelo Spínola, un hombre de Dios que supo encarnar el Evangelio en su tiempo y en su ministerio. Los rasgos más destacados de su personalidad fueron su caridad, su humildad, su celo apostólico, su sensibilidad social, su fidelidad a la Iglesia y su amor a la Virgen María. El autor, basándose en fuentes documentales y testimonios personales, nos ofrece un retrato histórico y espiritual de este pastor que fue un modelo de santidad para el clero y los fieles.

Beato Marcelo SPINOLA (BIOGRAFÍAS)
1 Opiniones
Beato Marcelo SPINOLA (BIOGRAFÍAS)
  • Beato Marcelo SPINOLA (BIOGRAFÍAS)
  • Biblioteca Autores Cristianos
  • Español
  • Tapa blanda
  • Autor: Alberto José González Chaves, sacerdote y profesor de Historia de la Iglesia.
  • Temática general: Biografía de Marcelo Spínola y Maestre, cardenal y arzobispo de Sevilla, beatificado por Juan Pablo II en 1987.
  • Número de páginas: 320
  • Editorial: Ediciones Encuentro, colección Testigos.

Orígenes y formación

Marcelo Spínola nació en San Fernando (Cádiz) el 14 de enero de 1835, en el seno de una familia noble y cristiana. Estudió en el Seminario Conciliar de Sevilla y luego en la Universidad Central de Madrid, donde se licenció en Derecho Civil y Canónico. Fue ordenado sacerdote en 1859 y nombrado canónigo magistral de la catedral de Coria.

Obispo de Coria y Málaga

En 1881, el papa León XIII le nombró obispo de Coria, una diócesis pobre y abandonada. Spínola se dedicó a restaurar la vida cristiana con una gran labor pastoral. Visitó todas las parroquias, fundó escuelas, hospitales y asilos, promovió la formación del clero y los laicos, impulsó las obras sociales y caritativas, defendió los derechos de los trabajadores y los campesinos, apoyó las misiones populares y las cofradías. En 1884, fue trasladado a la diócesis de Málaga, donde continuó su obra evangelizadora con el mismo espíritu.

Arzobispo de Sevilla y cardenal

En 1895, fue elevado a la sede metropolitana de Sevilla, donde se convirtió en el pastor de una Iglesia viva y fervorosa. Su acción pastoral se centró en tres ejes: la renovación litúrgica, la promoción vocacional y la atención a los pobres. Fue el impulsor del Congreso Eucarístico Nacional celebrado en Sevilla en 1899, que supuso un gran acontecimiento religioso y social. Fundó el seminario metropolitano, el colegio mayor San Isidoro y varias congregaciones religiosas. Fue el protector de Santa Ángela de la Cruz, fundadora de las Hermanas de la Cruz. En 1905, fue creado cardenal por el papa Pío X.

Últimos años y muerte

Spínola vivió los últimos años de su vida con una salud delicada, pero sin dejar de cumplir sus deberes pastorales. Participó en el cónclave que eligió al papa Benedicto XV en 1914. En 1915, sufrió un atentado contra su vida por parte de unos anarquistas que le dispararon cuando salía del palacio arzobispal. Aunque sobrevivió al ataque, su salud se deterioró aún más. Murió el 19 de enero de 1906, rodeado del afecto del pueblo sevillano que lo veneraba como un santo.

Proceso de beatificación

La Iglesia reconoció las virtudes heroicas de Spínola y lo declaró venerable en 1952. En 1987, fue beatificado por Juan Pablo II junto con Ángela de la Cruz y otros mártires españoles. Su fiesta se celebra el 19 de enero. Spínola es venerado como un modelo de santidad episcopal por muchos fieles, especialmente en Andalucía y en América Latina, donde fundó varias obras misioneras.

Conclusión final

El libro “Beato Marcelo Spínola – A. J. González Chaves” es una obra que nos acerca a la figura de un obispo que fue un testigo de Cristo con su vida y con su obra. El autor nos ofrece una biografía rigurosa y documentada, pero también emotiva y espiritual, que nos muestra el rostro humano y pastoral de este cardenal que supo ser fiel a su vocación en medio de las dificultades y los desafíos. El libro es una invitación a conocer y a imitar el ejemplo de este beato que fue un modelo de caridad, humildad, celo apostólico, sensibilidad social y amor a la Iglesia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *