C. S. Lewis y la Iglesia católica – Joseph Pearce

C. S. Lewis es uno de los escritores cristianos más influyentes del siglo XX, autor de obras tan conocidas como “Las crónicas de Narnia”, “Mero cristianismo” o “Cartas del diablo a su sobrino”. Su conversión del ateísmo al anglicanismo fue un proceso intelectual y espiritual que le llevó a defender la fe cristiana con lucidez y pasión. Sin embargo, ¿por qué nunca dio el paso de abrazar el catolicismo, a pesar de tener una gran amistad con J. R. R. Tolkien y otros católicos, y de compartir muchas doctrinas propias de la Iglesia de Roma?

Rebajas
C.S. Lewis y La Iglesia Catolica (Palabra hoy)
5 Opiniones

Ficha técnica

  • Autor: Joseph Pearce
  • Temática: Biografía, teología, literatura

Comentario del libro “C. S. Lewis y la Iglesia católica”

Joseph Pearce, reconocido escritor y profesor inglés, converso al catolicismo y experto en el renacimiento literario católico inglés, se propone responder a esta pregunta en su libro “C. S. Lewis y la Iglesia católica”. Para ello, analiza con rigor y profundidad todos los aspectos históricos, biográficos, teológicos y literarios que influyeron en la relación de Lewis con la Iglesia católica.

La vida de Lewis y su conversión

Pearce repasa la vida de Lewis desde su infancia en Irlanda, marcada por la muerte de su madre y el abandono de la fe, hasta su madurez en Inglaterra, donde se convirtió en un destacado académico y escritor. En este recorrido, destaca el papel de las personas que le ayudaron en su camino hacia el cristianismo, especialmente su tutor William Kirkpatrick, el escritor G. K. Chesterton y su amigo Tolkien. Pearce muestra cómo Lewis pasó de ser un ateo racionalista a un teísta convencido y finalmente a un cristiano comprometido, que se unió a la Iglesia de Inglaterra por razones históricas y culturales, pero sin negar la validez de otras denominaciones cristianas.

La obra de Lewis y su teología

Pearce examina la obra de Lewis tanto en su faceta de apologista como de creador literario, y señala las coincidencias y las diferencias entre su teología y la del catolicismo. Así, Pearce explica que Lewis creía en la presencia real de Cristo en la Eucaristía, en el purgatorio, en la confesión, en la intercesión de los santos, en la gracia y la naturaleza, en la ley natural y en la tradición cristiana. Sin embargo, también muestra que Lewis tenía reservas sobre la autoridad del Papa, la infalibilidad de la Iglesia, la doctrina mariana, la justificación por la fe y las obras, y la relación entre la razón y la fe. Pearce argumenta que Lewis tenía una visión más católica que protestante del cristianismo, pero que no llegó a dar el paso de convertirse al catolicismo por motivos personales, emocionales y psicológicos.

La amistad de Lewis y su influencia

Pearce dedica un capítulo especial a la amistad de Lewis con Tolkien, el autor de “El Señor de los Anillos” y uno de los principales responsables de su conversión al cristianismo. Pearce describe la admiración mutua que se tenían, pero también las tensiones que surgieron entre ellos por sus diferencias religiosas y literarias. Pearce afirma que Tolkien esperaba que Lewis se hiciera católico, y que se sintió decepcionado cuando no lo hizo. Asimismo, Pearce indica que Lewis influyó en muchos conversos al catolicismo, como el cardenal John Henry Newman, el filósofo Edith Stein, el escritor Evelyn Waugh, el poeta T. S. Eliot, el dramaturgo Graham Greene, el novelista Walker Percy, el teólogo Hans Urs von Balthasar y el Papa Benedicto XVI.

Conclusión

El libro de Joseph Pearce es una obra magníficamente escrita, que nos presenta todos los datos y hechos necesarios para iluminar los puntos clave de la vida y la obra de C. S. Lewis, y para formular una pregunta: ¿Estaba Lewis en el camino hacia Roma? Pearce no pretende dar una respuesta definitiva, sino mostrar la complejidad y la riqueza de la relación de Lewis con la Iglesia católica, y el valor de su testimonio cristiano. El libro es una invitación a conocer mejor a este gran escritor, a leer sus obras con una mirada creyente bajo la guía del magisterio de la Iglesia, y a dialogar con él sobre las cuestiones fundamentales de la fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *