Caminos de evangelización – A. López Trujillo

La evangelización es una tarea fundamental de la Iglesia, que consiste en anunciar la buena noticia de Jesucristo a todos los hombres y mujeres de todos los tiempos y lugares. Pero, ¿cómo hacerlo de manera eficaz y fiel al Evangelio? ¿Qué desafíos y oportunidades se presentan en el mundo actual? ¿Qué medios y métodos se pueden emplear para transmitir el mensaje salvífico de Cristo?

Estas y otras cuestiones son abordadas por el cardenal Alfonso López Trujillo en su libro “Caminos de evangelización”, publicado en 1985 por la Editorial Católica. Se trata de una obra que recoge las principales reflexiones y orientaciones del autor sobre la evangelización, basadas en su experiencia pastoral y en el magisterio de la Iglesia, especialmente el del papa Juan Pablo II.

Ficha técnica

  • Autor: Alfonso López Trujillo (1935-2008) fue un cardenal colombiano que ocupó diversos cargos en la Curia Romana, entre ellos el de presidente del Pontificio Consejo para la Familia desde 1990 hasta su muerte. Fue un gran defensor de la vida humana, la familia y la moral cristiana, así como un impulsor de la nueva evangelización.
  • Temática: El libro trata sobre la evangelización, entendida como el anuncio del misterio de Cristo a toda la humanidad, con sus dimensiones teológicas, eclesiológicas, pastorales y sociales.

Comentario del libro “Caminos de evangelización”

El libro se divide en cuatro partes, que corresponden a los cuatro capítulos que lo componen. Cada parte tiene varios subapartados, que desarrollan los distintos aspectos de la evangelización.

Parte I: La evangelización hoy

En esta parte, el autor presenta el contexto histórico y cultural en el que se desarrolla la evangelización, así como los desafíos y oportunidades que se plantean para la misión de la Iglesia. Algunos de los temas que aborda son:

  • La crisis de sentido y de valores que afecta al hombre moderno, que necesita escuchar el anuncio de Cristo como respuesta a sus interrogantes existenciales.
  • La secularización y el pluralismo religioso, que suponen un reto para la fe cristiana, pero también una ocasión para dialogar con las diversas expresiones culturales y religiosas.
  • La urgencia de una nueva evangelización, que sea capaz de renovar el ardor misionero de la Iglesia y de proponer el Evangelio con creatividad y fidelidad.
  • La importancia del testimonio personal y comunitario de los cristianos, que deben vivir coherentemente su fe y mostrar con sus obras el amor de Dios.

Parte II: La naturaleza y las exigencias de la evangelización

En esta parte, el autor profundiza en el concepto y el contenido de la evangelización, así como en los criterios y las condiciones que deben regir su realización. Algunos de los puntos que trata son:

  • La definición de la evangelización como el anuncio del misterio de Cristo a toda la humanidad, con sus dimensiones kerigmática, catequética, litúrgica y social.
  • El contenido esencial de la evangelización, que es el mensaje del amor salvífico de Dios manifestado en Cristo muerto y resucitado, que invita a la conversión y a la comunión con Él y con su Iglesia.
  • Los criterios fundamentales para una auténtica evangelización, que son: la fidelidad al Evangelio, la unidad con el magisterio de la Iglesia, la inculturación del mensaje cristiano, el respeto a la libertad religiosa y el diálogo ecuménico e interreligioso.
  • Las condiciones indispensables para una eficaz evangelización, que son: la oración constante, la formación permanente, la colaboración fraterna y la disponibilidad misionera.

Parte III: Los agentes y los destinatarios de la evangelización

En esta parte, el autor analiza los diversos sujetos que intervienen en la acción evangelizadora, tanto los que la realizan como los que la reciben. Algunos de los aspectos que considera son:

  • El papel primordial del Espíritu Santo, que es el protagonista y el dinamizador de la evangelización, que ilumina, guía y fortalece a los evangelizadores y a los evangelizados.
  • La responsabilidad de toda la Iglesia, que es el sujeto y el instrumento de la evangelización, que debe actuar como una comunidad misionera, que anuncia y celebra la fe, que sirve y promueve la justicia, que dialoga y se solidariza con el mundo.
  • La función específica de los diversos agentes de la evangelización, que son: el papa, los obispos, los presbíteros, los diáconos, los religiosos, los laicos, las familias, los jóvenes, los catequistas, los educadores, los comunicadores, etc.
  • La atención preferencial a los destinatarios de la evangelización, que son: los no creyentes, los alejados, los pobres, los marginados, los enfermos, los ancianos, los niños, etc.

Parte IV: Los medios y los métodos de la evangelización

En esta parte, el autor examina las diversas formas y recursos que se pueden emplear para llevar a cabo la evangelización, tanto en el ámbito personal como en el social. Algunos de los elementos que menciona son:

  • Los medios personales de la evangelización, que son: el testimonio de vida, el diálogo personal, la predicación oral, la catequesis sistemática, la dirección espiritual, etc.
  • Los medios sociales de la evangelización, que son: la liturgia y los sacramentos, la Biblia y la doctrina cristiana, la cultura y el arte, los medios de comunicación social, las organizaciones eclesiales y civiles, etc.
  • Los métodos pedagógicos de la evangelización, que deben ser: adaptados a las circunstancias y a las necesidades de cada persona y grupo; participativos e interactivos; claros y sencillos; motivadores y atractivos; coherentes y convincentes.

Conclusión

El libro “Caminos de evangelización” de Alfonso López Trujillo es una obra de gran valor teológico y pastoral, que ofrece una visión integral y actualizada de la misión evangelizadora de la Iglesia. El autor combina con acierto el rigor doctrinal con la sensibilidad pastoral, el análisis crítico con la propuesta creativa, la fidelidad al magisterio con la apertura al diálogo. Se trata de un libro que puede ayudar a todos los cristianos a comprender mejor el sentido y las exigencias de la evangelización, así como a asumir con entusiasmo y responsabilidad su vocación misionera.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *