Diez mujeres, reflejo de Clara de Asís – Ch. G. Cremaschi

El libro “Diez mujeres, reflejo de Clara de Asís” es una obra que nos acerca a la vida y al mensaje de diez mujeres que siguieron el ejemplo de Clara de Asís, la primera discípula de Francisco de Asís y la fundadora de la Orden de las Hermanas Pobres o Clarisas. La autora, Chiara Giovanna Cremaschi, es una religiosa clarisa que ha dedicado su vida al estudio y a la difusión de la espiritualidad franciscana. El libro nos muestra cómo estas diez mujeres, pertenecientes a distintas épocas y contextos, encarnaron los valores del Evangelio y del carisma de Clara, como la pobreza, la humildad, la oración, la fraternidad y la alegría.

Rebajas
Diez Mujeres Reflejo De Clara De Asis (BIOGRAFÍAS)
  • Diez Mujeres Reflejo De Clara De Asis (BIOGRAFÍAS)
  • Tapa blanda
  • SPANISH
  • BAC

Ficha técnica

  • Autora: Chiara Giovanna Cremaschi
  • Temática general: espiritualidad
  • Número de páginas: 224
  • Editorial: Biblioteca de Autores Cristianos

Clara de Asís es la protagonista y la inspiradora del libro. Nació en una familia noble de Asís y desde joven sintió el llamado de Dios a seguir a Francisco de Asís, el santo que predicaba la pobreza y el amor a los pobres. Clara abandonó su casa y sus riquezas para abrazar la vida evangélica en una pequeña iglesia llamada San Damián, donde fundó la primera comunidad de hermanas pobres o clarisas. Clara fue una mujer valiente, que defendió su vocación y su forma de vida ante las presiones de su familia, de la Iglesia y del poder civil. Fue también una mujer contemplativa, que vivió en comunión con Dios y con sus hermanas. Fue una mujer fraterna, que acogió y acompañó a muchas otras mujeres que se unieron a su proyecto. Fue una mujer alegre, que irradiaba paz y gozo a todos los que se acercaban a ella.

Ángela de Foligno (1248-1309)

Ángela de Foligno fue una mística italiana que vivió una profunda conversión después de perder a su esposo y a sus hijos. Se hizo terciaria franciscana y se puso bajo la dirección espiritual del fraile Arnaldo. Ángela experimentó una intensa unión con Cristo crucificado, al que llamaba su “Esposo”. Escribió un libro llamado “Memorial”, donde relató sus experiencias místicas y sus enseñanzas espirituales. Ángela fue una mujer apasionada por Dios y por los hermanos, especialmente por los más pobres y sufrientes. Fue una mujer sabia, que supo transmitir su conocimiento de Dios con sencillez y profundidad.

Coleta Boylet (1381-1447)

Coleta Boylet fue una reformadora francesa que restauró el espíritu original de Clara de Asís en las comunidades clarisas. Nació en una familia campesina y desde niña tuvo una gran devoción por Francisco y Clara. A los 18 años se hizo clarisa en Corbie, pero pronto sintió el deseo de vivir una vida más pobre y austera. Con el apoyo del papa Benedicto XIII, inició un movimiento de reforma que se extendió por Francia, Bélgica y España. Coleta fundó 17 monasterios donde se practicaba la pobreza radical, la clausura estricta, la oración continua y el trabajo manual. Coleta fue una mujer obediente, que supo acatar la voluntad de Dios y de la Iglesia. Fue una mujer humilde, que no buscó el protagonismo ni el reconocimiento. Fue una mujer pacífica, que contribuyó a la unidad de la Iglesia en tiempos de cisma.

Catalina Fieschi Adorno (1447-1510)

Catalina Fieschi Adorno fue una santa italiana que vivió como clarisa en su propia casa. Nació en una familia noble de Génova y se casó con Giuliano Adorno, un hombre violento y mujeriego. Catalina sufrió mucho en su matrimonio y no pudo tener hijos. A los 26 años, tuvo una experiencia mística que cambió su vida. Se consagró a Dios y se hizo terciaria franciscana. Con el consentimiento de su esposo, transformó su casa en un monasterio donde acogía a los pobres, a los enfermos y a los peregrinos. Catalina escribió un libro llamado “Diálogo”, donde narró su camino espiritual y sus consejos para la perfección cristiana. Catalina fue una mujer caritativa, que se entregó al servicio de los más necesitados. Fue una mujer paciente, que soportó con amor las dificultades de su matrimonio. Fue una mujer misionera, que difundió el amor de Dios por medio de su palabra y de su ejemplo.

María Lorenza Longo (1463-1539)

María Lorenza Longo fue una fundadora española que creó el primer monasterio de clarisas capuchinas. Nació en una familia noble de Valencia y se casó con un rico comerciante. Viajó por Europa y por el Mediterráneo, pero sufrió un accidente que la dejó inválida. Se trasladó a Nápoles, donde conoció a los frailes capuchinos, una rama reformada de los franciscanos. María Lorenza se sintió atraída por su estilo de vida y decidió fundar un monasterio para mujeres que siguieran el mismo ideal. Con la ayuda del cardenal Tomás de Vio, conocido como Cayetano, fundó el monasterio de Santa María de Jerusalén, donde ingresaron muchas jóvenes nobles y pobres. María Lorenza fue una mujer generosa, que renunció a sus bienes y a su posición social para abrazar la pobreza evangélica. Fue una mujer valiente, que superó las adversidades físicas y espirituales con confianza en Dios. Fue una mujer fundadora, que inició una nueva familia religiosa dentro de la tradición franciscana.

Isabel de Francia (1225-1270)

Isabel de Francia fue una princesa francesa que vivió como clarisa sin salir del palacio real. Era la hermana menor del rey Luis IX, conocido como San Luis. Desde niña mostró una gran piedad y una inclinación por la vida religiosa. Sin embargo, tuvo que cumplir con sus deberes políticos y familiares, rechazando varias propuestas de matrimonio. Isabel se inspiró en el ejemplo de Clara de Asís y se hizo terciaria franciscana. Con el permiso de su hermano, fundó un monasterio dentro del palacio de Longchamp, donde se retiró después de la muerte de su madre. Allí vivió como una simple hermana, dedicada a la oración y al trabajo manual. Isabel fue una mujer noble, que supo conciliar su condición real con su vocación religiosa. Fue una mujer fiel, que cumplió con sus obligaciones sin renunciar a su ideal evangélico. Fue una mujer discreta, que evitó la fama y la ostentación.

Juana Scopelli (1428-1491)

Juana Scopelli fue una erudita italiana que se convirtió en clarisa después de estudiar en las mejores universidades de Europa. Nació en una familia culta y adinerada de Ferrara y recibió una excelente educación. Estudió filosofía, teología, griego y hebreo en las universidades de Bolonia, Padua y París. Fue discípula del célebre humanista Lorenzo Valla y mantuvo correspondencia con los intelectuales más destacados de su época. A los 40 años, sintió el llamado a la vida religiosa y entró en el monasterio de Santa Clara de Ferrara, donde continuó sus estudios y escribió varios tratados sobre temas teológicos y espirituales. Juana fue una mujer sabia, que cultivó su mente con pasión y rigor. Fue una mujer santa, que orientó su saber hacia el conocimiento y el amor de Dios. Fue una mujer maestra, que compartió su ciencia con sus hermanas y con sus contemporáneos.

María Magdalena Martinengo (1687-1737)

María Magdalena Martinengo fue una santa italiana que vivió como clarisa en Brescia. Nació en una familia aristocrática y entró en el monasterio de Santa María de la Paz a los 16 años. Allí se distinguió por su humildad, su obediencia, su caridad y su alegría. Tuvo una especial devoción por la Eucaristía y por la Pasión de Cristo. Experimentó varios fenómenos místicos, como éxtasis, visiones, estigmas y profecías. Escribió varias cartas y opúsculos donde expresó su amor a Dios y a los hermanos. María Magdalena fue una mujer eucarística, que encontró en la comunión con Cristo la fuente de su vida espiritual. Fue una mujer crucificada, que participó en los sufrimientos de Cristo por la salvación del mundo. Fue una mujer apostólica, que intercedió por las necesidades de la Iglesia y de la sociedad.

Verónica Giuliani (1660-1727)

Verónica Giuliani fue una mística italiana que fue abadesa del monasterio de clarisas de Città di Castello. Nació en una familia piadosa y entró en el monasterio a los 17 años. Allí vivió una intensa unión con Cristo, al que consideraba su esposo celestial. Recibió los estigmas de la Pasión y tuvo numerosas visiones y revelaciones. Escribió un diario donde relató sus experiencias místicas y sus reflexiones espirituales. Fue sometida a varios procesos inquisitoriales por sus fenómenos sobrenaturales, pero siempre se mostró dócil y humilde. Verónica fue una mujer enamorada, que se entregó totalmente a Cristo y a su voluntad. Fue una mujer dolorosa, que compartió los padecimientos de Cristo por amor a él y a los hermanos. Fue una mujer obediente, que aceptó las pruebas y las dificultades con paciencia y confianza.

María Francisca de las Cinco Llagas (1715-1791)

María Francisca de las Cinco Llagas fue una santa italiana que fundó el primer monasterio de clarisas capuchinas en Nápoles. Nació en una familia noble y se casó con un marqués, con el que tuvo dos hijos. Sin embargo, su matrimonio fue infeliz y su esposo la maltrataba. Después de la muerte de su esposo y de sus hijos, María Francisca decidió consagrarse a Dios y se hizo terciaria franciscana. Con el apoyo del arzobispo de Nápoles, fundó el monasterio de Santa Lucía al Monte, donde ingresaron muchas mujeres nobles y pobres. Allí vivió como una simple hermana, dedicada a la oración, al trabajo manual y a la asistencia a los enfermos. María Francisca fue una mujer compasiva, que se compadeció de los sufrimientos de Cristo y de los hermanos. Fue una mujer valiente, que afrontó las adversidades con fortaleza y esperanza. Fue una mujer fundadora, que creó una nueva familia religiosa dentro de la tradición franciscana.

Conclusión final

El libro “Diez mujeres, reflejo de Clara de Asís” es una obra que nos invita a conocer y a imitar el testimonio de estas diez mujeres que siguieron el ejemplo de Clara de Asís en diferentes épocas y circunstancias. Estas mujeres nos muestran cómo vivir el Evangelio desde la espiritualidad franciscana, basada en la pobreza, la humildad, la oración, la fraternidad y la alegría. El libro es un regalo para todos los cristianos que quieren profundizar en su fe y en su amor a Dios y a los hermanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *