Dios también está abajo – M.ª L. Aldea

“Dios también está abajo” es un libro que recoge las reflexiones de una voluntaria que cuida de enfermos de SIDA. A través de sus vivencias, nos muestra cómo Dios se hace presente en el sufrimiento, la fragilidad y la esperanza de estas personas. Se trata de un testimonio que nos invita a mirar con los ojos de la fe y del amor a los que más lo necesitan.

Ficha técnica

  • Autor: María Luz Aldea Ferradal
  • Temática: Pastoral, espiritualidad, testimonio

Comentario del libro “Dios también está abajo”

Un encuentro con Dios en el dolor

La autora, María Luz Aldea Ferradal, nos narra su experiencia como voluntaria en una casa de acogida para enfermos de SIDA. Allí, se encuentra con personas que sufren no solo la enfermedad, sino también el rechazo, la soledad y la desesperación. Sin embargo, en medio de ese dolor, también descubre la presencia de Dios, que se manifiesta en el amor, la compasión y la alegría. Dios también está abajo, junto a los que sufren, y nos llama a acompañarlos y a servirlos.

Una mirada de fe y de amor

La autora nos comparte sus reflexiones desde una mirada creyente, que busca ver a Dios en todas las circunstancias. No se trata de una fe ingenua o superficial, sino de una fe que se confronta con el misterio del mal y que se apoya en la oración y en la Palabra de Dios. Tampoco se trata de un amor sentimental o condescendiente, sino de un amor que se traduce en gestos concretos, que respeta la dignidad y la libertad de cada persona, y que se alegra con sus logros y se entristece con sus fracasas. La autora nos muestra que la fe y el amor son las claves para entender y vivir el sentido de la vida, especialmente en los momentos más difíciles.

Una invitación a la conversión y al compromiso

El libro no solo nos cuenta una historia, sino que también nos interpela y nos cuestiona. Nos hace reflexionar sobre nuestra actitud ante el sufrimiento ajeno, sobre nuestra capacidad de acoger y de perdonar, sobre nuestra disposición a compartir y a colaborar. Nos invita a salir de nuestra comodidad y de nuestro egoísmo, y a abrirnos al otro, especialmente al más necesitado. Nos propone un camino de conversión y de compromiso, que nos lleve a ser más humanos y más cristianos. La autora nos anima a seguir el ejemplo de Jesús, que se hizo pobre, que se hizo servidor, que se hizo uno de nosotros.

Conclusión

“Dios también está abajo” es un libro que nos ofrece un testimonio de fe y de amor, que nos revela la presencia de Dios en el sufrimiento, y que nos llama a la conversión y al compromiso. Se trata de un libro que nos puede ayudar a crecer en nuestra vida espiritual y en nuestra acción pastoral, y que nos puede inspirar a ser más solidarios y más misericordiosos con los que sufren. Es un libro que nos puede hacer sentir que, con toda verdad, Dios también está abajo.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *