El Cinca baja teñido de sangre. Los «curetas» de Monzón y los Gasco de Sena – J. Peraire

El libro “El Cinca baja teñido de sangre. Los «curetas» de Monzón y los Gasco de Sena” es una obra que nos narra la historia de cuatro mártires de la fe, asesinados en los primeros meses de la guerra civil española en la zona del Cinca bajo, en Aragón. El libro nos presenta la vida y la muerte de dos jóvenes sacerdotes, los hermanos José y Manuel Curet, conocidos como los “curetas” de Monzón, y de dos laicos, padre e hijo, José y José María Gasco, pertenecientes a la Acción Católica. El libro es un testimonio de valor, de amor a Dios y a la Iglesia, y de esperanza en la gloria eterna.

Ficha técnica

  • Autor: José Peraire
  • Temática general: testimonio martirial
  • Número de páginas: 201
  • Editorial: Biblioteca de Autores Cristianos

Los “curetas” de Monzón

Los hermanos José y Manuel Curet nacieron en Monzón, una ciudad de Huesca, en 1908 y 1910 respectivamente. Desde niños sintieron la vocación sacerdotal y estudiaron en el seminario de Barbastro. Fueron ordenados sacerdotes en 1932 y 1934, y ejercieron su ministerio en diversas parroquias de la diócesis. Eran unos sacerdotes ejemplares, entregados a su pueblo, a los pobres y a los niños. Su carisma era la alegría y el buen humor, que les valió el apodo de “curetas”. Cuando estalló la guerra civil, se refugiaron en casa de unos familiares, pero fueron descubiertos y detenidos por las milicias republicanas. Fueron sometidos a torturas y humillaciones, pero no renunciaron a su fe ni a su sacerdocio. Finalmente, fueron fusilados el 4 de septiembre de 1936, junto a otros tres sacerdotes, en el cementerio de Monzón. Sus últimas palabras fueron: “¡Viva Cristo Rey!”.

Los Gasco de Sena

José Gasco era un labrador de Sena, un pueblo de Huesca, casado con María Teresa Gascón y padre de seis hijos. Era un hombre piadoso, trabajador y honrado, que pertenecía a la Acción Católica y al Sindicato Católico Agrario. Su hijo mayor, José María, tenía 18 años y era un joven virtuoso, estudioso y deportista, que también formaba parte de la Acción Católica. Ambos eran muy queridos y respetados en su pueblo. Cuando comenzó la guerra civil, se desató una persecución contra los católicos en Sena. José Gasco fue detenido por las milicias republicanas el 23 de agosto de 1936, acusado de ser un “fascista”. Su hijo José María se presentó voluntariamente para acompañar a su padre. Ambos fueron encerrados en una cárcel improvisada, donde sufrieron hambre, sed y malos tratos. El 25 de agosto fueron sacados de la cárcel y llevados a un lugar llamado “La Pedrera”, donde fueron fusilados junto a otros cuatro vecinos. Antes de morir, se abrazaron y se perdonaron mutuamente. Sus últimas palabras fueron: “¡Viva Cristo Rey!”.

Conclusión final

El libro “El Cinca baja teñido de sangre. Los «curetas» de Monzón y los Gasco de Sena” es una obra que nos conmueve por el testimonio heroico de estos cuatro mártires de la fe, que dieron su vida por amor a Dios y a la Iglesia. El libro nos muestra cómo la gracia divina puede sostener a los cristianos en las situaciones más difíciles y cómo el martirio es una prueba suprema de fidelidad y coherencia. El libro es una lectura recomendable para todo público cristiano que quiera conocer mejor a estos mártires aragoneses y su ejemplo de santidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *