El demonio del mediodía – J. Nault

La acedia es un término que quizá no nos resulte muy familiar, pero que designa una realidad que afecta a muchos cristianos en nuestro tiempo. Se trata de una especie de hastío, de aburrimiento, de indiferencia, de desgana, de tristeza, que nos impide vivir con plenitud nuestra relación con Dios y con los demás. La acedia es, en definitiva, un enemigo del amor, que nos aleja de nuestra verdadera vocación y felicidad.

Rebajas
Demonio Del Mediodia: Acedia, Oscuro Mal D: La acedia, el oscuro mal de nuestro tiempo: 167 (ESTUDIOS Y ENSAYOS)
55 Opiniones
Demonio Del Mediodia: Acedia, Oscuro Mal D: La acedia, el oscuro mal de nuestro tiempo: 167 (ESTUDIOS Y ENSAYOS)
  • Demonio Del Mediodia: Acedia, Oscuro Mal D: La Acedia, El Oscuro Mal De Nuestro Tiempo: 167 (Estudios Y Ensayos)
  • Tapa blanda
  • Español
  • Francés

Ficha técnica

  • Autor: Dom Jean-Charles Nault
  • Temática: Espiritualidad cristiana
  • Editorial: BAC
  • Año: 2014
  • Páginas: 184

Comentario del libro “El demonio del mediodía”

Este libro, con un estilo sencillo y directo, presenta para el público en general una exhaustiva investigación acerca de la acedia, que la tradición cristiana ha identificado con el famoso «demonio del mediodía». El autor muestra cómo la acedia no afecta únicamente a los monjes, sino que amenaza también a todos los estados de vida y afecta directamente a la relación del hombre con Dios.

La acedia en la historia

El libro comienza con un repaso histórico de la acedia, desde sus orígenes en el monacato egipcio hasta su transformación en la modernidad. El autor explica cómo los Padres del desierto fueron los primeros en describir y combatir este mal espiritual, que se manifestaba como una aversión al lugar, al tiempo y a la persona misma. La acedia era considerada como uno de los ocho pensamientos malos o vicios capitales, que impedían el progreso de la vida monástica.

Más tarde, en la Edad Media, autores como san Gregorio Magno, san Bernardo o santo Tomás de Aquino profundizaron en el estudio de la acedia, relacionándola con la pereza, la tristeza y la desesperación. La acedia era vista como un pecado contra el primer mandamiento, que nos ordena amar a Dios sobre todas las cosas.

En la época moderna, sin embargo, la acedia sufrió una metamorfosis y se confundió con la melancolía o la depresión. El autor señala cómo el cambio de paradigma antropológico y teológico provocó una pérdida del sentido espiritual de la acedia y una reducción de su dimensión moral. La acedia dejó de ser un pecado para convertirse en una enfermedad o un estado de ánimo.

La acedia hoy

El libro continúa con un análisis de la situación actual de la acedia en el mundo contemporáneo. El autor afirma que la acedia sigue siendo un mal muy presente y peligroso para los cristianos de hoy, aunque se manifieste de formas diferentes. La acedia se expresa como una incapacidad para asumir compromisos duraderos, una falta de entusiasmo por las cosas de Dios, una búsqueda desordenada del placer o del éxito, una indiferencia ante el sufrimiento ajeno o una resistencia a la conversión.

El autor sostiene que la causa profunda de la acedia es el olvido del amor primero de Dios por nosotros, que nos llama a participar de su vida divina. La acedia es una negación del don gratuito y generoso de Dios, que nos invita a corresponderle con amor y gratitud. La acedia es una renuncia a nuestra verdadera identidad y vocación como hijos de Dios.

La cura de la acedia

El libro concluye con una propuesta de remedios para combatir la acedia y recuperar el gusto por las cosas de Dios. El autor propone cuatro medios principales: la oración, el trabajo, la comunidad y el discernimiento. La oración nos ayuda a mantener viva nuestra relación con Dios y a reconocer su presencia en nuestra vida. El trabajo nos permite colaborar con Dios en su obra creadora y redentora y ofrecerle nuestro esfuerzo como sacrificio agradable. La comunidad nos apoya en nuestro camino espiritual y nos hace partícipes del amor fraterno. El discernimiento nos orienta a elegir lo que más agrada a Dios y a evitar lo que nos aleja de él.

El autor insiste en que la cura de la acedia no es algo que podamos lograr por nosotros mismos, sino que depende de la gracia de Dios, que nos asiste con su misericordia y su fuerza. La cura de la acedia es un proceso de conversión, que nos lleva a renovar nuestro primer amor por Dios y a vivir con alegría nuestra vocación cristiana.

Conclusión a “El demonio del mediodía”

El libro “El demonio del mediodía” es una obra muy recomendable para todos los que quieran profundizar en el conocimiento y la superación de la acedia, un mal que afecta a muchos cristianos en nuestro tiempo. El autor, Dom Jean-Charles Nault, ofrece una visión clara y completa de este fenómeno, desde sus orígenes históricos hasta sus manifestaciones actuales, y propone unos remedios eficaces para combatirlo. El libro es una invitación a redescubrir el amor primero de Dios por nosotros y a responderle con amor y fidelidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *