Hermenegildo, príncipe y mártir – José Luis Olaizola

¿Qué sabemos de los visigodos, el pueblo que dominó la Península Ibérica durante tres siglos? ¿Qué papel tuvo la religión en su historia y en su relación con los hispanorromanos? ¿Qué nos enseña el ejemplo de Hermenegildo, el príncipe que se convirtió al catolicismo y fue martirizado por su padre, el rey Leovigildo? Estas son algunas de las preguntas que nos plantea el escritor José Luis Olaizola en su novela “Hermenegildo, príncipe y mártir”, una obra que combina el rigor histórico con la emoción narrativa, y que nos acerca a una época clave para entender la identidad de España.

Rebajas
Hermenegildo, príncipe y mártir (Arcaduz)
2 Opiniones

Ficha técnica

  • Autor: José Luis Olaizola
  • Temática: Novela histórica

Comentario del libro “Hermenegildo, príncipe y mártir”

El contexto histórico

La novela se sitúa en el siglo VI, cuando los visigodos, un pueblo de origen germánico, se habían asentado en la Península Ibérica, tras la caída del Imperio Romano. Los visigodos habían adoptado el arrianismo, una doctrina cristiana considerada herética por la Iglesia Católica, que negaba la divinidad de Jesucristo. Los hispanorromanos, los habitantes originarios de la Península, eran católicos, y vivían sometidos a los visigodos, que les imponían tributos y restricciones. El rey Leovigildo, el protagonista de la novela, tenía el ambicioso proyecto de unificar todos los pueblos de la Península bajo su dominio y su religión, y para ello emprendió varias campañas militares contra los rebeldes y los enemigos externos, como los bizantinos y los francos.

Los personajes principales

La novela está narrada en primera persona por el propio Hermenegildo, el hijo mayor de Leovigildo, que estaba llamado a sucederle en el trono. Hermenegildo era un joven valiente, inteligente y leal, que admiraba y quería a su padre, pero que también tenía sus propias inquietudes y dudas. Su vida cambió cuando se casó con Ingunda, una princesa católica, hija del rey de los francos, que le hizo conocer la verdadera fe cristiana. Hermenegildo se convirtió al catolicismo, y se enfrentó a su padre, que no toleraba su apostasía. Hermenegildo se rebeló contra Leovigildo, y se refugió en Sevilla, donde contó con el apoyo de algunos nobles y del pueblo. Sin embargo, su resistencia fue vencida por las tropas de su padre, que lo capturaron y lo encerraron en una prisión. Allí, Hermenegildo sufrió el desprecio de su madrastra, Goswinta, una arriana fanática, y la traición de su hermano menor, Recaredo, que se dejó seducir por el poder. Hermenegildo se mantuvo firme en su fe, y rechazó la oferta de su padre de perdonarle la vida a cambio de renegar de Cristo. Finalmente, fue ejecutado por un verdugo, y murió como un mártir, dando testimonio de su amor a Dios y a la Iglesia.

El estilo literario

José Luis Olaizola es un escritor con una amplia trayectoria literaria, que ha cultivado diversos géneros, como la novela, el ensayo, la biografía y la literatura infantil y juvenil. Ha recibido numerosos premios, como el Planeta, el Barco de Vapor o el Troa. En “Hermenegildo, príncipe y mártir”, Olaizola demuestra su maestría como novelista histórico, y su capacidad para recrear una época y unos personajes con verosimilitud y rigor. Su prosa es ágil, clara y elegante, y sabe combinar la descripción con el diálogo, el análisis con la acción, la reflexión con la emoción. Olaizola no se limita a contar los hechos, sino que los interpreta desde una perspectiva creyente, que respeta el magisterio de la Iglesia Católica, y que busca transmitir unos valores y un mensaje. Olaizola no oculta su admiración por Hermenegildo, al que considera un héroe y un santo, pero tampoco idealiza su figura, sino que la muestra con sus luces y sus sombras, con sus virtudes y sus defectos, con sus aciertos y sus errores. Olaizola también se esfuerza por comprender la complejidad de Leovigildo, al que retrata como un hombre ambicioso, orgulloso y autoritario, pero también como un padre que ama a su hijo y que sufre por su conflicto. Olaizola no juzga a los personajes, sino que los presenta con humanidad y respeto, y deja que sea el lector el que saque sus propias conclusiones.

Conclusión

“Hermenegildo, príncipe y mártir” es una novela que nos acerca a una época y unos personajes fascinantes, que nos enseñan la importancia de la fe, la libertad, la fidelidad y el sacrificio. Es una novela que nos invita a reflexionar sobre nuestra propia historia, nuestra propia identidad y nuestra propia vocación. Es una novela que nos anima a seguir el ejemplo de Hermenegildo, que supo dar su vida por Cristo y por la Iglesia, y que fue canonizado por el papa Sixto V en 1585. Es una novela que nos ofrece una lectura entretenida, instructiva y edificante, y que nos deja un buen sabor de boca y de alma.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *