Historia de los heterodoxos españoles. II – M. Menéndez Pelayo

La obra “Historia de los heterodoxos españoles” es una de las más importantes y polémicas de la literatura española del siglo XIX. Su autor, Marcelino Menéndez Pelayo, fue un erudito y académico que defendió el catolicismo como esencia de la hispanidad y combatió las ideas liberales, protestantes y krausistas que consideraba contrarias a la fe y a la patria. En este segundo tomo, Menéndez Pelayo aborda la historia de los movimientos heterodoxos en España desde el siglo XVI hasta el XVIII, con especial atención a la Reforma protestante, los alumbrados, los judaizantes y los ilustrados.

Ficha técnica

  • Autor: Marcelino Menéndez Pelayo (1856-1912), escritor, historiador, filólogo y crítico literario español, miembro de la Real Academia Española y director de la Biblioteca Nacional.
  • Temática: Historia de las religiones, herejías, catolicismo, hispanidad.

Comentario del libro “Historia de los heterodoxos españoles. II”

La Reforma protestante en España

Menéndez Pelayo dedica los primeros capítulos del tomo a analizar el origen, desarrollo y extinción de la Reforma protestante en España, que califica como “la más grave crisis religiosa que ha sufrido nuestra patria”. Según el autor, el protestantismo fue una herejía extranjera que no tuvo arraigo ni aceptación en el pueblo español, fiel a la tradición católica y a la unidad religiosa. Menéndez Pelayo describe con detalle las doctrinas de Lutero, Calvino y otros reformadores, así como las figuras de los principales protestantes españoles, como Juan de Valdés, Francisco de Enzinas, Casiodoro de Reina o Cipriano de Valera. También narra las persecuciones que sufrieron por parte de la Inquisición, que actuó con rigor y eficacia para erradicar el luteranismo en España. El autor defiende el papel de la Inquisición como garante de la ortodoxia y la integridad nacional, y critica a los historiadores liberales que la han denostado y calumniado.

Los alumbrados y los erasmistas

En los siguientes capítulos, Menéndez Pelayo se ocupa de otros dos grupos heterodoxos que surgieron en España en el siglo XVI: los alumbrados y los erasmistas. Los alumbrados fueron una secta mística que pretendía alcanzar un estado de perfección espiritual mediante el abandono de las prácticas externas de la religión y el cultivo de la contemplación interior. El autor los considera unos fanáticos e ilusos que cayeron en el panteísmo, el quietismo y el libertinaje. Los erasmistas fueron los seguidores del humanista holandés Erasmo de Rotterdam, que propugnaba una reforma moral y cultural de la Iglesia sin romper con su autoridad. El autor los acusa de ser unos hipócritas y unos traidores que favorecieron el avance del protestantismo con sus críticas a la escolástica, al clero y a las órdenes religiosas.

Los judaizantes y las hechicerías

Los últimos capítulos del tomo se centran en la historia de los judaizantes y las hechicerías en España durante los siglos XVI y XVII. Los judaizantes eran los descendientes de los judíos conversos al cristianismo que seguían practicando en secreto su antigua religión. El autor los presenta como unos enemigos ocultos de la fe y de la nación, que conspiraban contra el rey y el papa, y que mantenían contactos con los turcos y los moriscos. Menéndez Pelayo relata las medidas tomadas por la Inquisición para descubrir y castigar a los judaizantes, así como las controversias teológicas sobre su origen y su salvación. Las hechicerías eran las supersticiones y prácticas mágicas que se difundieron entre el pueblo llano, especialmente entre las mujeres, y que mezclaban elementos paganos, cristianos y judíos. El autor las considera como unas manifestaciones de ignorancia y de corrupción moral, que debían ser combatidas con la educación y la evangelización.

Los ilustrados, deistas y afrancesados

El tomo concluye con un breve repaso a la historia de los ilustrados, deistas y afrancesados en España durante el siglo XVIII. Estos fueron los representantes del pensamiento racionalista y liberal que se inspiró en la Ilustración francesa y que cuestionó los dogmas y las instituciones de la Iglesia católica. El autor los tacha de unos impíos y unos rebeldes que quisieron imponer una religión natural basada en la razón y el sentimiento, y que atentaron contra la soberanía y la identidad de España. Menéndez Pelayo repasa las obras y las ideas de algunos ilustrados españoles, como Benito Jerónimo Feijoo, José Cadalso, Gaspar Melchor de Jovellanos o Leandro Fernández de Moratín, y las contrasta con las de los defensores del catolicismo tradicional, como el padre Sarmiento, el padre Isla o el padre Alvarado.

Conclusión

La obra “Historia de los heterodoxos españoles. II” es una muestra del talento y la erudición de Marcelino Menéndez Pelayo, que realizó una exhaustiva investigación sobre las fuentes primarias y secundarias disponibles en su época. Sin embargo, también es una obra sesgada y parcial, que refleja la visión personal e ideológica del autor, que no admite ninguna disidencia ni diversidad en el seno de la Iglesia y de España. Desde una perspectiva creyente y bajo la guía del magisterio de la Iglesia católica, se puede reconocer el valor histórico y literario de la obra, pero también se debe ser crítico con sus juicios y sus prejuicios, que no responden a la verdad ni al amor evangélicos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *