Iglesia, herejía y vida política en la Europa medieval – E. Mitre

La historia de la Iglesia católica en la Edad Media es una historia de luces y sombras, de triunfos y fracasos, de fidelidad y traición. En este contexto, la cuestión de la herejía, entendida como la negación o deformación de alguna verdad revelada por Dios, adquiere una especial relevancia, pues afecta no solo a la integridad de la fe, sino también a la unidad política y social de la cristiandad. El libro “Iglesia, herejía y vida política en la Europa medieval” del historiador Emilio Mitre Fernández ofrece una visión panorámica y crítica de las principales corrientes heréticas que surgieron en el Medievo, así como de las respuestas que dio la Iglesia y el poder civil a este desafío.

Ficha técnica

  • Autor: Emilio Mitre Fernández
  • Temática: Historia de la Iglesia y de las herejías en la Europa medieval

Comentario del libro “Iglesia, herejía y vida política en la Europa medieval”

La herejía como fenómeno político-religioso

El autor parte de una premisa fundamental: la herejía no puede entenderse solo como un fenómeno religioso, sino también como un fenómeno político. Esto se debe a que en la Edad Media no existía una clara separación entre los ámbitos eclesiástico y civil, sino que ambos se entrelazaban e influían mutuamente. Así, la herejía podía ser utilizada como un instrumento para cuestionar o reforzar el poder establecido, o para expresar las aspiraciones o frustraciones de determinados grupos sociales. Por otro lado, la ortodoxia podía ser invocada como un argumento para legitimar o combatir una determinada forma de gobierno, o para defender o atacar los intereses de una nación o región.

La evolución histórica de la herejía

El libro recorre cronológicamente los principales episodios históricos en los que la herejía tuvo un papel protagonista, desde el siglo IV hasta el siglo XIV. El autor analiza con rigor y detalle las causas, características y consecuencias de cada uno de estos movimientos heréticos, así como las reacciones que provocaron en la Iglesia y en el Estado. Algunos de los temas que aborda son:

  • El donatismo y el priscilianismo, dos herejías que surgieron en el norte de África y en Hispania respectivamente, y que pusieron en cuestión la autoridad de Roma y la comunión eclesial.
  • El arrianismo, una herejía que negaba la divinidad de Cristo y que fue adoptada por muchos pueblos germánicos que invadieron el Imperio romano. El autor explica cómo esta doctrina generó conflictos entre los arrianos y los católicos, pero también cómo se produjeron intentos de acercamiento y conversión.
  • La consolidación de las monarquías católicas en Occidente, especialmente en Hispania con los visigodos y en Francia con los francos. El autor muestra cómo estos reinos se erigieron como defensores de la ortodoxia frente a las amenazas externas e internas, como el islam o el pelagianismo.
  • La afirmación de la plenitud de poder del papado, especialmente con el movimiento gregoriano del siglo XI. El autor expone cómo esta pretensión chocó con las aspiraciones de los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico, dando lugar a la llamada Querella de las Investiduras. También describe cómo el papado utilizó la acusación de herejía contra sus adversarios políticos, como Federico II.
  • La aparición del catarismo, una herejía dualista que se extendió por el sur de Francia y que fue duramente perseguida por la Iglesia y por el rey francés con la cruzada albigense. El autor analiza las raíces sociales y culturales de este movimiento, así como su impacto en la región del Languedoc.
  • La crisis del siglo XIV, marcada por el Cisma de Occidente, la peste negra y las guerras. El autor examina cómo esta situación favoreció el surgimiento de nuevas herejías, como el valdismo, el husismo o el lolardismo, que cuestionaban la autoridad y la reforma de la Iglesia. También narra cómo la monarquía francesa se enfrentó al papado con el caso de los templarios y el proceso contra Bonifacio VIII.

La valoración crítica de la herejía

El autor no se limita a describir los hechos históricos, sino que también ofrece una valoración crítica de los mismos desde una perspectiva católica. Así, reconoce los errores y abusos que se cometieron en nombre de la ortodoxia, pero también defiende la necesidad y la legitimidad de la Iglesia para custodiar y transmitir la verdad revelada por Dios. Además, destaca los aspectos positivos que tuvo la lucha contra la herejía, como el desarrollo de la teología, el derecho, la cultura y el arte. Por último, señala las lecciones que se pueden extraer de esta historia para el presente y el futuro de la Iglesia y de la sociedad.

Conclusión

El libro “Iglesia, herejía y vida política en la Europa medieval” de Emilio Mitre Fernández es una obra de gran interés y utilidad para conocer y comprender uno de los aspectos más relevantes y complejos de la historia de la Iglesia católica en la Edad Media. El autor combina una rigurosa investigación histórica con una clara exposición didáctica y una profunda reflexión teológica. El resultado es un texto que no solo informa, sino que también forma y transforma al lector, invitándole a profundizar en su fe y a vivirla con coherencia y compromiso.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *