Inspiración y ternura – M.ª V. Triviño

La devoción mariana es una de las características más distintivas de la espiritualidad católica, que se ha expresado a lo largo de la historia en diversas formas de culto, arte, teología y predicación. Entre los predicadores que han dedicado sus palabras a la Virgen María, destaca la figura de la Santa Juana, una mujer del siglo XVI que fue párroco, mística y reformadora de la Iglesia. Su obra “Inspiración y ternura” recoge un septenario de sermones marianos que nos revelan su profundo amor y conocimiento de la Madre de Dios.

Ficha técnica

  • Autor: María Victoria Triviño Monrabal
  • Temática: Sermones marianos, espiritualidad, mística, siglo XVI
  • Editorial: Biblioteca de Autores Cristianos
  • Colección: Estudios y ensayos
  • Año de publicación: 2006
  • Número de páginas: 272

Comentario del libro “Inspiración y ternura”

El libro “Inspiración y ternura” es una edición crítica y anotada de los sermones marianos de la Santa Juana, realizada por la profesora María Victoria Triviño Monrabal, experta en literatura religiosa del Renacimiento. La autora nos ofrece una introducción biográfica y doctrinal de la Santa Juana, así como un análisis literario y teológico de sus sermones, que se presentan en el texto original castellano y en una traducción al latín.

Los sermones marianos de la Santa Juana

Los sermones marianos de la Santa Juana son un conjunto de siete discursos que pronunció en diferentes ocasiones entre 1518 y 1532, con motivo de las fiestas de la Anunciación, la Natividad, la Purificación, la Asunción, el Nacimiento y la Coronación de la Virgen. En ellos, la Santa Juana expone con claridad y profundidad los misterios de la vida de María, su papel en la historia de la salvación, su mediación entre Dios y los hombres, su ejemplo de virtud y santidad, y su intercesión por la Iglesia y el mundo.

La Santa Juana utiliza un lenguaje sencillo pero lleno de belleza y fuerza expresiva, que combina citas bíblicas, patrísticas y escolásticas con imágenes poéticas, metáforas y comparaciones. Su estilo es directo y emotivo, buscando conmover los corazones de sus oyentes e invitarlos a imitar a la Virgen en su fe, esperanza y caridad. Su predicación es también profética y reformadora, denunciando los males que aquejan a la Iglesia y a la sociedad de su tiempo, y llamando a la conversión y a la renovación cristiana.

La inspiración y la ternura en los sermones marianos

El título del libro “Inspiración y ternura” resume bien las dos características principales que se aprecian en los sermones marianos de la Santa Juana: la inspiración del Espíritu Santo y la ternura hacia la Virgen María. La inspiración se manifiesta en el hecho de que la Santa Juana habla con autoridad y conocimiento sobrenatural de los misterios marianos, fruto de su experiencia mística y su iluminación divina. La ternura se expresa en el tono afectuoso y filial con que se dirige a María, a quien llama “madre”, “señora”, “reina”, “esposa”, “hermana” y “amiga”. La Santa Juana muestra una gran devoción y confianza en María, a quien recurre constantemente para pedirle ayuda, consejo, protección y consuelo.

La inspiración y la ternura son también las actitudes que la Santa Juana quiere despertar en sus oyentes hacia María. Su objetivo es que conozcan mejor a la Virgen, que amen más a la Virgen, que imiten más a la Virgen y que recurran más a la Virgen. Para ello, les propone diversos ejercicios espirituales, como meditar en las virtudes marianas, rezar el rosario, consagrarse a su corazón inmaculado, invocar sus nombres dulcísimos e imitar sus gestos maternales.

Conclusión

El libro “Inspiración y ternura” de María Victoria Triviño Monrabal es una obra de gran valor para los estudiosos y los devotos de la Virgen María. Nos ofrece una edición crítica y anotada de los sermones marianos de la Santa Juana, una mujer excepcional que fue párroco, mística y reformadora de la Iglesia en el siglo XVI. Sus sermones son una fuente de doctrina, de belleza y de espiritualidad, que nos revelan el amor y el conocimiento profundo que la Santa Juana tenía de la Madre de Dios. Su lectura nos invita a acercarnos más a María, a contemplar sus misterios, a imitar sus virtudes y a confiar en su intercesión.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *