La «Dissertatio» de 1770 – Immanuel Kant

El libro “La «Dissertatio» de 1770” de Immanuel Kant es una obra clave para comprender el pensamiento del filósofo alemán y su transición hacia la filosofía crítica. En esta disertación latina, que presentó para obtener la cátedra de Lógica y Metafísica en la Universidad de Königsberg, Kant expone algunas de las ideas que desarrollará más tarde en su famosa “Crítica de la razón pura”. Entre ellas, destaca la distinción entre el mundo sensible y el inteligible, y la afirmación de que el espacio y el tiempo son formas a priori de la sensibilidad, y no realidades objetivas. Desde una perspectiva creyente, este libro ofrece una oportunidad para reflexionar sobre la naturaleza y los límites de la razón humana, y su relación con la fe y la revelación.

Ficha técnica

  • Autor: Immanuel Kant
  • Temática: Filosofía: metafísica y epistemología

Comentario del libro “La «Dissertatio» de 1770”

El problema del método en la metafísica

Kant se propone en este libro resolver el problema del método en la metafísica, es decir, cómo se puede llegar a un conocimiento seguro y universal de las cosas más allá de la experiencia sensible. Para ello, Kant distingue entre dos tipos de conocimiento: el conocimiento sensible, que se basa en la intuición y la sensación, y el conocimiento intelectual, que se basa en el entendimiento y el concepto. El conocimiento sensible se refiere al mundo fenoménico, es decir, al mundo tal como nos aparece a través de los sentidos. El conocimiento intelectual se refiere al mundo nouménico, es decir, al mundo tal como es en sí mismo, independientemente de nuestra percepción.

La forma y los principios del mundo sensible y del inteligible

Kant sostiene que el conocimiento sensible y el intelectual tienen cada uno su propia forma y sus propios principios, que son distintos y no se pueden reducir unos a otros. La forma del conocimiento sensible es el espacio y el tiempo, que no son realidades objetivas, sino modos de representación de nuestra sensibilidad. El espacio y el tiempo son condiciones necesarias para que podamos percibir las cosas, pero no son propiedades de las cosas en sí mismas. Los principios del conocimiento sensible son las leyes de la naturaleza, que rigen el orden y la conexión de los fenómenos. Estas leyes son empíricas, es decir, se basan en la experiencia, y no son válidas para el mundo nouménico.

La forma del conocimiento intelectual es la idea, que no es una imagen o una representación de algo, sino un concepto puro del entendimiento. La idea es una unidad sintética de la diversidad de los fenómenos, que nos permite acceder al mundo nouménico. Los principios del conocimiento intelectual son las categorías, que son conceptos a priori, es decir, independientes de la experiencia, que determinan la forma de nuestro pensamiento. Las categorías son las condiciones de posibilidad de todo juicio, pero no son aplicables directamente al mundo fenoménico.

La crítica de la metafísica tradicional y el anuncio de la filosofía crítica

Kant critica la metafísica tradicional, que pretendía alcanzar un conocimiento racional de las cosas en sí mismas, sin tener en cuenta las condiciones de nuestro conocimiento. Según Kant, la metafísica tradicional se basaba en el uso ilegítimo de la razón, que trascendía los límites de la experiencia y se aventuraba en el campo de lo incognoscible. Así, la metafísica tradicional se llenaba de contradicciones y paradojas, que Kant llama antinomias. Por ejemplo, la antinomia de si el mundo tiene o no un principio y un límite en el espacio y el tiempo, o la antinomia de si el alma es o no inmortal.

Kant anuncia, en cambio, el proyecto de una filosofía crítica, que consiste en examinar las fuentes, los alcances y los límites de nuestro conocimiento. La filosofía crítica se propone determinar qué podemos saber, qué debemos hacer y qué podemos esperar, sin caer en el dogmatismo ni en el escepticismo. La filosofía crítica se basa en el principio de que todo conocimiento debe ser conforme a la razón, pero también conforme a la experiencia. Así, la filosofía crítica busca conciliar la ciencia y la moral, la naturaleza y la libertad, la razón y la fe.

Conclusión

El libro “La «Dissertatio» de 1770” de Immanuel Kant es una obra fundamental para entender el pensamiento del autor y su aportación a la historia de la filosofía. En este libro, Kant expone las bases de su filosofía crítica, que supone una revolución copernicana en el ámbito del conocimiento. Kant nos invita a reflexionar sobre las condiciones de nuestro conocimiento, y a reconocer sus límites y sus posibilidades. Desde una perspectiva creyente, este libro nos ayuda a valorar la dignidad y la responsabilidad de la razón humana, y a dialogar con la fe y la revelación.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *