La Iglesia, lugar de la libertad – J. de D. Larrú

La libertad es uno de los temas más importantes y controvertidos de nuestro tiempo. ¿Qué significa ser libre? ¿Cómo se relaciona la libertad con la fe, la razón, la ley, la moral, la verdad, el amor? ¿Qué papel tiene la Iglesia en la promoción y defensa de la libertad humana? Estas son algunas de las preguntas que aborda el autor de este libro, Juan de Dios Larrú, profesor de Teología Dogmática en la Universidad Pontificia Comillas.

Ficha técnica

  • Autor: Juan de Dios Larrú Ramos
  • Temática: Teología, eclesiología, antropología, libertad
  • Editorial: Biblioteca de Autores Cristianos (BAC)
  • Colección: Estudios y ensayos
  • Año de publicación: 2019
  • Número de páginas: 400

Comentario del libro “La Iglesia, lugar de la libertad”

El libro se divide en tres partes: la primera parte se ocupa de la fundamentación teológica de la libertad; la segunda parte analiza el desarrollo histórico y doctrinal de la libertad en la Iglesia; y la tercera parte ofrece algunas reflexiones sobre los desafíos y las propuestas para una Iglesia libre y liberadora en el mundo actual.

La fundamentación teológica de la libertad

En esta parte, el autor expone los principios básicos que sustentan la concepción cristiana de la libertad. Partiendo del dato revelado de que Dios es amor y que ha creado al ser humano a su imagen y semejanza, Larrú afirma que la libertad es un don divino y una vocación humana. La libertad no es una mera capacidad de elegir entre opciones indiferentes, sino una orientación hacia el bien, la verdad y el amor. La libertad se realiza plenamente en la comunión con Dios y con los demás, y se expresa en el cumplimiento fiel de su voluntad. La libertad no es tampoco una realidad aislada o individualista, sino que se inserta en un contexto social, histórico y eclesial. La libertad implica responsabilidad, coherencia, creatividad y testimonio.

El desarrollo histórico y doctrinal de la libertad en la Iglesia

En esta parte, el autor hace un recorrido por los principales momentos y autores que han contribuido a configurar el pensamiento y la práctica de la Iglesia en relación con la libertad. Desde los Padres de la Iglesia hasta el Concilio Vaticano II, pasando por los escolásticos, los reformadores, los ilustrados y los modernos, Larrú muestra cómo la Iglesia ha ido profundizando y matizando su comprensión de la libertad humana y su relación con Dios, con el mundo y con ella misma. El autor destaca especialmente el aporte del Concilio Vaticano II, que supuso una renovación eclesiológica y una apertura al diálogo con el mundo contemporáneo. El Concilio afirmó con claridad el derecho a la libertad religiosa como un derecho humano fundamental e inviolable, basado en la dignidad de la persona humana. El Concilio también reconoció el valor positivo de las realidades temporales y el deber de los cristianos de participar activamente en ellas.

Los desafíos y las propuestas para una Iglesia libre y liberadora

En esta parte, el autor reflexiona sobre los retos que plantea el contexto actual para una Iglesia que quiere ser fiel a su misión evangelizadora y al servicio de la libertad humana. Entre estos retos se encuentran: el pluralismo religioso y cultural; el secularismo y el relativismo; el fundamentalismo y el integrismo; el individualismo y el consumismo; las nuevas formas de esclavitud y opresión; las crisis sociales, económicas, ecológicas y éticas. Frente a estos desafíos, Larrú propone algunas líneas de acción para una Iglesia que quiere ser lugar de la libertad: una Iglesia dialogante y abierta al mundo; una Iglesia profética y comprometida con la justicia; una Iglesia sinodal y participativa; una Iglesia pobre y para los pobres; una Iglesia misionera y samaritana.

Conclusión

El libro “La Iglesia, lugar de la libertad” de Juan de Dios Larrú es una obra de gran interés y actualidad, que ofrece una visión integral y equilibrada de la libertad cristiana y de su proyección eclesial y social. El autor combina el rigor teológico con la sensibilidad pastoral, y presenta una Iglesia que no se encierra en sí misma, sino que sale al encuentro de las personas y de las culturas, ofreciendo el Evangelio de la libertad como una propuesta de sentido y de esperanza. Se trata de un libro que invita a la reflexión, al diálogo y al compromiso, y que puede ser de gran ayuda para los creyentes y para los buscadores de la verdad.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *