La nueva Europa. Identidad y misión – J. Ratzinger/Benedicto XVI

Europa es un continente con una larga y rica historia, una cultura diversa y una identidad propia. Sin embargo, en los últimos tiempos, Europa parece haber perdido el sentido de su vocación y de su misión en el mundo. ¿Qué ha ocurrido? ¿Qué desafíos afronta? ¿Qué esperanza le queda? Estas son algunas de las preguntas que se plantea el papa emérito Benedicto XVI en este libro, que recoge una selección de sus discursos y escritos sobre Europa desde 1979 hasta 2012.

Ficha técnica

  • Autor: Joseph Ratzinger/Benedicto XVI
  • Temática: Pensamiento social y político cristiano sobre Europa

Comentario del libro “La nueva Europa. Identidad y misión”

El libro se divide en cuatro partes: la primera, titulada “La identidad de Europa”, aborda el origen y el fundamento de la idea de Europa, así como los valores que la han configurado a lo largo de los siglos. El autor destaca el papel decisivo del cristianismo en la formación de la identidad europea, y advierte de los riesgos de una secularización que niega o ignora sus raíces cristianas. La segunda parte, titulada “La misión de Europa”, reflexiona sobre el papel que Europa debe desempeñar en el mundo actual, marcado por la globalización, la crisis económica, la amenaza del terrorismo y el relativismo moral. El autor propone una visión de Europa como una comunidad de valores, que defienda la dignidad humana, la libertad, la democracia, la solidaridad y la paz. La tercera parte, titulada “La esperanza de Europa”, se centra en el futuro de Europa, y en la necesidad de recuperar la confianza en sí misma y en su destino. El autor señala que la esperanza de Europa está enraizada en la fe cristiana, que le ofrece una luz y una fuerza para afrontar los desafíos del presente y del mañana. La cuarta y última parte, titulada “La Iglesia en Europa”, aborda la relación entre la Iglesia y Europa, y el papel que la Iglesia debe tener en el continente. El autor afirma que la Iglesia es una aliada y una amiga de Europa, que quiere contribuir a su bien común y a su evangelización. El autor invita a la Iglesia a ser fiel a su misión, a dialogar con la cultura y la sociedad, y a ser signo de esperanza y de amor.

La identidad de Europa

En esta parte del libro, el autor nos ofrece una visión histórica y teológica de la identidad de Europa, que se ha ido forjando a partir de tres elementos fundamentales: la herencia greco-romana, la tradición judeo-cristiana y el humanismo moderno. El autor sostiene que estos tres elementos no son contradictorios, sino complementarios, y que han dado lugar a una síntesis original y fecunda, que ha configurado la cultura, el arte, el derecho, la política y la ciencia de Europa. El autor subraya el papel esencial del cristianismo en la formación de la identidad europea, ya que ha aportado la noción de persona, la dignidad de todo ser humano, el valor de la razón, la libertad de conciencia, el sentido de la historia, la dimensión trascendente y la esperanza escatológica. El autor alerta de los peligros de una secularización que pretende prescindir de Dios y de la fe, y que conduce a una crisis de sentido, a una pérdida de valores, a una deshumanización y a una fragmentación de Europa. El autor defiende la necesidad de reconocer y valorar las raíces cristianas de Europa, no como una imposición, sino como una memoria viva, que ilumina el presente y orienta el futuro.

La misión de Europa

En esta parte del libro, el autor nos ofrece una visión ética y política de la misión de Europa, que se ve llamada a ser una fuerza de bien en el mundo, que promueva la justicia, la paz, el desarrollo y el diálogo. El autor analiza los desafíos que afronta Europa en el contexto de la globalización, la crisis económica, la amenaza del terrorismo y el relativismo moral. El autor propone una visión de Europa como una comunidad de valores, que se fundan en la ley natural y en la revelación cristiana, y que se expresan en los derechos humanos, la libertad, la democracia, la solidaridad y la subsidiariedad. El autor afirma que Europa debe ser fiel a su identidad y a su misión, y que no debe caer en la tentación del egoísmo, del nacionalismo, del imperialismo o del laicismo. El autor aboga por una Europa unida y diversa, que respete la identidad y la soberanía de cada nación, que fomente la integración y la cooperación entre los países, que se abra al mundo y que sea un ejemplo de civilización y de humanidad.

La esperanza de Europa

En esta parte del libro, el autor nos ofrece una visión espiritual y escatológica de la esperanza de Europa, que se basa en la fe cristiana, que le ofrece una luz y una fuerza para afrontar los desafíos del presente y del mañana. El autor señala que Europa vive una crisis de esperanza, que se manifiesta en el pesimismo, el nihilismo, el hedonismo y el materialismo. El autor indica que la esperanza de Europa no puede fundarse en las ideologías, en las utopías, en el progreso o en la técnica, sino en Dios, que es el origen y el fin de todo. El autor explica que la esperanza cristiana no es una ilusión, sino una certeza, que se basa en la resurrección de Cristo, que ha vencido al pecado y a la muerte, y que nos abre las puertas de la vida eterna. El autor invita a Europa a redescubrir y a reavivar la esperanza cristiana, que le da sentido y valor a la vida, que le impulsa a la conversión y a la santidad, que le anima a la caridad y al servicio, y que le prepara para el encuentro definitivo con Dios.

La Iglesia en Europa

En esta parte del libro, el autor nos ofrece una visión eclesiológica y pastoral de la Iglesia en Europa, que se ve llamada a ser una presencia viva y activa en el continente, que contribuya a su bien común y a su evangelización. El autor aborda la relación entre la Iglesia y Europa, y el papel que la Iglesia debe tener en el continente. El autor afirma que la Iglesia es una aliada y una amiga de Europa, que quiere ayudarla a recuperar su identidad y su misión, que quiere colaborar con ella en la defensa de los valores humanos y cristianos, que quiere dialogar con ella sobre los grandes temas de la cultura y de la sociedad, y que quiere ser signo de esperanza y de amor para todos. El autor invita a la Iglesia a ser fiel a su misión, que es anunciar el Evangelio de Cristo, que es la buena noticia para Europa y para el mundo. El autor exhorta a la Iglesia a ser una Iglesia en salida, que salga al encuentro de las personas, que se acerque a las periferias existenciales, que se haga cercana a los pobres, a los sufrientes, a los marginados, a los alejados. El autor pide a la Iglesia que sea una Iglesia misionera, que proclame con valentía y con alegría la fe, que dé testimonio con la palabra y con la vida, que ofrezca con generosidad los sacramentos, que forme discípulos y apóstoles, que suscite vocaciones y comunidades.

Conclusión

El libro “La nueva Europa. Identidad y misión” de Joseph Ratzinger/Benedicto XVI es una obra de gran actualidad y de gran profundidad, que nos ofrece una visión integral y coherente de Europa, desde una perspectiva cristiana. El autor nos invita a redescubrir y a reafirmar el verdadero origen y la verdadera identidad de Europa, que la han hecho grande y modelo de belleza y humanidad. El autor nos propone una misión para Europa, que sea una fuerza de bien en el mundo, que promueva la justicia, la paz, el desarrollo y el diálogo.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *