Tercer abecedario espiritual – F. de Osuna

La espiritualidad cristiana tiene una larga y rica tradición que se remonta a los orígenes del cristianismo. Entre los muchos autores que han contribuido a esta tradición, destaca el franciscano Francisco de Osuna, uno de los principales representantes de la mística española del siglo XVI. Su obra más conocida es el “Tercer abecedario espiritual”, un tratado de recogimiento interior que influyó en grandes santos como Teresa de Ávila y Juan de la Cruz.

Ficha técnica

  • Autor: Francisco de Osuna (1492-1541) fue un fraile franciscano que vivió en España y en Flandes. Se formó en la Universidad de Salamanca y fue un predicador popular. Escribió varios libros sobre la vida espiritual, entre los que destaca el “Tercer abecedario espiritual”.
  • Temática: El libro trata sobre el recogimiento, entendido como la atención y el amor a Dios en el interior del alma. El autor expone, siguiendo las letras del alfabeto, los medios y los frutos de esta práctica, así como los obstáculos y las tentaciones que se pueden encontrar. El libro está dirigido a todo tipo de personas que quieran avanzar en la perfección cristiana.

Comentario del libro “Tercer abecedario espiritual”

Estilo y estructura

El libro tiene un estilo sencillo y directo, con abundantes ejemplos y comparaciones. El autor se dirige al lector como si fuera un amigo o un maestro espiritual, y le invita a reflexionar y a aplicar lo que lee. El libro está dividido en 26 capítulos, cada uno dedicado a una letra del alfabeto. Cada capítulo tiene varias partes, que se distinguen por números romanos. El autor suele comenzar con una introducción general, luego desarrolla varios puntos relacionados con la letra, y termina con una conclusión o una oración.

Contenido y doctrina

El contenido del libro es muy rico y profundo, y refleja la experiencia personal del autor y su conocimiento de la Escritura, de los Padres de la Iglesia y de otros autores espirituales. El autor expone una doctrina sólida y ortodoxa, basada en el magisterio de la Iglesia católica. El autor no pretende innovar ni crear una escuela propia, sino transmitir lo que ha aprendido y vivido.

El tema central del libro es el recogimiento, que el autor define como “la obra más alta que puede hacer el hombre en esta vida” (capítulo A). El recogimiento consiste en retirarse del mundo exterior para entrar en el interior del alma, donde habita Dios. El recogimiento no es una simple meditación o contemplación, sino una actitud permanente de atención y amor a Dios, que implica todo el ser humano: memoria, entendimiento y voluntad.

El autor explica los medios para lograr el recogimiento, entre los que destaca la oración, el silencio, la humildad, la mortificación, la caridad y la obediencia. También describe los frutos del recogimiento, como la paz, la alegría, la libertad, la pureza y la unión con Dios. Asimismo, advierte de los obstáculos y las tentaciones que pueden impedir o dificultar el recogimiento, como las distracciones, las pasiones, las vanidades, las falsas consolaciones y los engaños del demonio.

El autor no se limita a exponer teorías o consejos generales, sino que ofrece al lector un método práctico para ejercitar el recogimiento. Este método consiste en formar una imagen mental de Cristo o de algún misterio de su vida, e ir considerando sus virtudes y sus sentimientos. El autor propone varias imágenes para cada letra del alfabeto, como por ejemplo: Cristo crucificado (capítulo C), Cristo resucitado (capítulo R), Cristo juez (capítulo J), etc. El autor recomienda al lector que elija la imagen que más le ayude a recogerse y a amar a Dios.

Conclusión

El libro “Tercer abecedario espiritual” de Francisco de Osuna es una obra maestra de la espiritualidad cristiana, que ha sido reconocida y elogiada por la Iglesia y por los santos. Es un libro que invita al lector a profundizar en su relación con Dios, mediante el recogimiento interior. Es un libro que no se puede leer de una vez, sino que hay que saborear y meditar con calma y con fe. Es un libro que puede ayudar a todo cristiano a crecer en santidad y en amor.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *