tiempo pascual

V Domingo Tiempo Pascual – Ciclo B

Lecturas de este domingo:

  • Primera lectura: Hechos 9, 26-31
  • Salmo responsorial: Salmo 21
  • Segunda lectura: 1 Juan 3, 18-24
  • Evangelio: Juan 15, 1-8

Homilía:

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, en las lecturas de este domingo somos llamados a reflexionar sobre nuestra íntima unión con el Señor y cómo esta unión transforma nuestras vidas y nos capacita para dar frutos abundantes en el Reino de Dios. Las imágenes de la vid y los sarmientos nos ofrecen una poderosa metáfora de esta relación vital con Cristo, quien nos llama a permanecer en Él como los sarmientos permanecen unidos a la vid.

Permaneced en mí:

El mandamiento de Cristo de “Permaneced en mí” resume la esencia de nuestra vida cristiana. Así como los sarmientos dependen totalmente de la vid para su vida y fructificación, nosotros dependemos completamente de Cristo para nuestra vida espiritual. Nuestra unión con Él no es superficial, sino profunda y vital. Es a través de esta unión que recibimos la gracia y el poder para dar frutos en abundancia.

Sin mí no podéis hacer nada:

Estas palabras de Jesús nos recuerdan nuestra completa dependencia de Él para cualquier obra fructífera en nuestras vidas. Cada acción realizada aparte de Cristo carece de verdadera eficacia y produce esterilidad. Por lo tanto, debemos evitar cualquier separación de Él y buscar constantemente permanecer unidos a Él en todo lo que hacemos.

Lo poda para que dé más fruto:

La poda que experimentamos en nuestras vidas, ya sea a través del sufrimiento, las pruebas o las dificultades, no es un castigo, sino un acto de amor del Padre celestial. Él desea que demos frutos abundantes, y a través de la poda, elimina todo lo que nos impide crecer y dar frutos en nuestra vida espiritual. Es a través de estas pruebas que somos fortalecidos y capacitados para dar frutos aún más abundantes en el Reino de Dios.

Su misma vida:

En última instancia, nuestra unión con Cristo nos permite participar en su misma vida divina. A través del sacramento del Bautismo, hemos sido injertados en Cristo y compartimos su misma vida. Por lo tanto, el mandato de Cristo de “Permaneced en mí” no es solo una exhortación, sino una invitación a vivir una vida plena y abundante en comunión con Él.

Mensaje de fe:

Nuestra fe en Jesucristo no es simplemente una cuestión de creencias intelectuales, sino una relación viva y dinámica con el Señor. Que tengamos la valentía de seguir el ejemplo de Saulo, abrazando radicalmente la verdad del Evangelio y permitiendo que transforme nuestras vidas por completo.

Mensaje de esperanza:

La esperanza que encontramos en Cristo es una firme confianza en su poder para restaurar y renovar todas las cosas. Aunque enfrentemos desafíos y dificultades, podemos tener esperanza en que Dios está obrando en nosotros y a través de nosotros para su gloria y para nuestro bien.

Mensaje de caridad:

El mandamiento de Jesús es claro: amarnos unos a otros como Él nos ha amado. Que nuestro amor por Dios se manifieste en acciones concretas de amor y servicio hacia nuestros hermanos y hermanas, especialmente hacia aquellos que más lo necesitan. Que seamos testigos vivos del amor transformador de Cristo en el mundo.

Características:

  • Duración aproximada de la homilía: 12-15 minutos
  • Dirigida a: La comunidad cristiana, instándolos a profundizar su relación con Cristo y a dar frutos abundantes en sus vidas.
  • Frase conclusiva: Que en esta semana, nos esforcemos por permanecer en Cristo en todo momento, permitiendo que su amor y su gracia transformen nuestras vidas y nos capaciten para dar frutos abundantes en el Reino de Dios. Que así sea. Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *