tiempo pascual

VIII Domingo Pascual – Pentecostés

Lecturas de este domingo

  • Hechos de los Apóstoles 2,1-11: Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar
  • Salmo 113: R. Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
  • 1 Corintios 12,3-7.12-13: Hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo.
  • Juan 20,19-23: Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo; recibid el Espíritu Santo.

Homilía – Misa del día

Hermanos en Cristo, hoy celebramos el glorioso día de Pentecostés, un momento crucial en la historia de nuestra fe y en la vida de la Iglesia. En este día, el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos reunidos en oración, marcando el inicio de una nueva era en la obra redentora de Dios.

En los textos que hemos escuchado, vemos cómo el Espíritu Santo es presentado como el alma y el motor de la Iglesia primitiva. Es el Espíritu Santo quien impulsa a los creyentes a salir y proclamar el Evangelio con valentía y poder. Sin Él, la Iglesia sería como un cuerpo sin alma, sin vida ni vigor espiritual.

Pero, ¿qué significa para nosotros hoy esta efusión del Espíritu Santo? Significa que no estamos solos en nuestra fe. Significa que Dios está activamente presente en nuestras vidas, guiándonos, fortaleciéndonos y capacitándonos para vivir como discípulos de Cristo en el mundo.

El Espíritu Santo nos precede en la misión; allá donde quieras anunciar a Jesucristo muerto y resucitado, el Espíritu Santo ha llegado antes para capacitar el corazón del receptor del Evangelio a la acogida y moverle a una conversión sincera. Dependemos de la libertad del hombre, claro que sí, pero la eficacia de la evangelización solo será posible si nos unimos a este Espíritu derramado que nos anima a no tener miedo de ser discípulo misionero.

San Pablo nos recuerda en su carta a los Corintios que hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo Cuerpo en Cristo. Esto significa que cada uno de nosotros, con nuestros dones y talentos únicos, contribuye a la edificación de la comunidad cristiana y al cumplimiento de la misión de la Iglesia en el mundo. De hecho, ¿somos conscientes de la multitud de dones y virtudes que tenemos? Ahora bien, toda esa cantidad de gracia recibida, ¿para qué es? Si fuera para nosotros mismos quedaría sin vida, sin sentido porque ¿qué me aprovecha ser, por ejemplo, generoso, simpático? Los dones nos lo da Dios porque las carencias ajenas quedan equilibradas con tus virtudes, Y AL REVÉS TAMBIÉN.

En el Evangelio según San Juan, Jesús confiere el Espíritu Santo a sus discípulos, dándoles el poder de perdonar pecados y enviarlos en misión. Esta acción de Jesús revela la íntima relación entre el Espíritu Santo y la obra redentora de Cristo. Es a través del Espíritu Santo que experimentamos la reconciliación con Dios y somos capacitados para participar en la obra de la salvación. Por esa razón, nos podríamos hacer otra pregunta, ¿cómo entro en diálogo con el Espíritu Santo para adentrarme en la obra redentora de Cristo? Sin más lo anunciamos: oración, lectura de la Palabra de Dios, sacramentos y, como decía San Ignacio de Loyola, discernimiento de espíritus. La clave es integrar la vida sobrenatural en lo ordinario de la vida y responder: ¿y Dios qué me dice en esto o en aquello?

Por su parte, los Padres de la Iglesia, como San Ireneo y San Basilio, nos ayudan a profundizar en la naturaleza y el papel del Espíritu Santo en nuestra vida. El Espíritu Santo, como fuente de vida y santificación, nos capacita para vivir de acuerdo con la voluntad de Dios y para crecer en santidad y comunión con Él.

Hoy, en este día de Pentecostés, se nos recuerda que el Espíritu Santo sigue presente y activo en la Iglesia y en nuestras vidas. Nos desafía a abrirnos a su acción transformadora, a dejar que Él nos llene con su poder y su gracia, y a ser testigos valientes del amor y la misericordia de Dios en el mundo.

Mensaje de fe

La fe nos llama a confiar en la promesa de Jesús de enviar al Espíritu Santo como nuestro Consolador y Guía. Creer en el Espíritu Santo implica abrirnos a su acción transformadora en nuestras vidas y en la vida de la Iglesia. Que nuestra fe en el Espíritu nos lleve a buscar constantemente su dirección y fortaleza en nuestra jornada de discipulado.

Mensaje de esperanza

La esperanza del cristiano se fundamenta en la certeza de que el Espíritu Santo está presente y activo en medio de nosotros, fortaleciéndonos en nuestras debilidades y conduciéndonos hacia la plenitud del Reino de Dios. Que nuestra esperanza en el Espíritu nos inspire a perseverar en la fe, incluso en medio de las dificultades y desafíos de la vida.

Mensaje de caridad

La caridad cristiana fluye del amor de Dios derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo. Que estemos dispuestos a amar a Dios sobre todas las cosas y a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, dejándonos guiar por el Espíritu en cada acción y decisión. Que nuestra caridad sea un reflejo del amor trinitario que nos impulsa a construir un mundo de justicia, paz y solidaridad.

Características

  • Duración aproximada de la homilía: 10-12 minutos.
  • Dirigida a: Comunidad cristiana reunida para celebrar la Eucaristía del Domingo de Pentecostés.
  • Frase conclusiva: Que el Espíritu Santo, derramado sobre nosotros en Pentecostés, nos impulse a vivir con fe, esperanza y caridad, siendo testigos del amor de Dios en el mundo. Amen.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *